S O C I E D A D Y J U S T I C I A .. México D.F. Viernes 3 de diciembre de 2004

El 20 por ciento de mexicanos, con padecimientos de ese tipo; sólo dos de cada 10 enfermos reciben tratamiento adecuado, denuncia la agrupación, de reciente surgimiento ANGELES CRUZ MARTINEZ Las enfermedades mentales representan la quinta causa de muerte prematura en el país, estrechamente vinculadas con los suicidios. Son un problema de salud pública aún no atendido, a pesar de que supuestamente se encuentra entre los programas prioritarios del gobierno federal, denunciaron los integrantes de la Red Voz Pro Salud Mental. Afirmaron que 21 por ciento de los mexicanos ha padecido algún trastorno neurosiquiátrico a lo largo de su vida, mientras un 20 por ciento vive con un padecimiento de este tipo; entre los principales obstáculos que enfrentan están el estigma y la discriminación. De acuerdo con las estadísticas oficiales, en México el trastorno por déficit de atención afecta a 1.5 millones de niños de entre 6 y 12 años, aunque la cifra se podría elevar hasta 5 millones, señaló Adriana Legaspi, presidenta de la Asociación Mexicana de Déficit de Atención. La depresión mayor tiene una prevalencia de 7.15 por ciento; la esquizofrenia, de uno por ciento, y el trastorno bipolar, también de uno por ciento. Estos padecimientos son susceptibles de ser controlados mediante las terapias disponibles. De hecho, explicó Carla Hammeken, presidenta de Ingenium-Morelos, 77 por ciento de los enfermos esquizofrénicos que reciben atención clínica adecuada se pueden reincorporar a la sociedad, lo mismo que 60 por ciento de los pacientes con depresión. Graciela Cámara, vicepresidenta de Ingenium, aseguró que los tratamientos médicos conocidos como de “última generación” ya han demostrado su eficacia para controlar los trastornos bioquímicos del cerebro, pero sólo están al alcance de 20 por ciento de los pacientes. El restante 80 por ciento no tiene el diagnóstico de su enfermedad o su tratamiento médico es inadecuado. Al dar cuenta de las carencias del sistema nacional de salud en esta materia, Cámara mencionó que en México existe un siquiatra por cada 43 mil habitantes, cuando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que esta relación debería ubicarse en uno por 10 mil. En conferencia de prensa para anunciar la creación de la Red Voz Pro Salud Mental, también resaltó que los servicios de salud mental son inexistentes en ocho entidades, mientras en las otras 24 la calidad es deficiente. Las áreas de urgencias, indicó Cámara, carecen de la preparación para atender a los pacientes siquiátricos. Respecto de los medicamentos, mencionó el caso de Cuernavaca, Morelos, donde los pacientes y sus familiares tienen que viajar al Distrito Federal para conseguirlos. Voz Pro Salud Mental está integrada por cinco agrupaciones civiles que trabajan en apoyo de los pacientes con trastorno por déficit de atención e hiperactividad, esquizofrenia, depresión y trastorno bipolar en las ciudades de Chihuahua, Monterrey, Guadalajara, Cuernavaca y Distrito Federal. El objetivo, explicó Hugo Garza de Ingenium ABP de Monterrey, es difundir información sobre la importancia de atender las enfermedades mentales, así como promover las actividades que las asociaciones de Pro Salud Mental realizan para apoyar a pacientes y familiares. Al referirse a las acciones que realiza la Secretaría de Salud al respecto, Graciela Cámara señaló que se destina a este rubro 0.85 por ciento del presupuesto del sector, cuando la OMS señala que debería ser 10 por ciento. Carla Hammeken comentó que el programa del sexenio en el área de salud mental es “muy bueno, pero no se aplica”. Información de Pro Salud Mental en el teléfono 01 (777) 3 183 894, o en la página web: portal.vozprosaludmental.org.mx.

Estadísticas.

 

Déficit de atención aceite de pescado

Según el neurólogo Dr. Baughman, se diagnosticaron 500.000 niños en Estados Unidos con Déficit de Atención en 1985. Hoy hay entre 5 a 7 millones con el problema. Estos números también crecen aceleradamente en Inglaterra y Australia.

Cerca del 5% de la juventud sufre éste problema y el 60% de esos niños lo tendrán cuando adultos. Los niños son diagnosticados 3 veces más que las niñas. Más de un millón de niños toman medicina para controlarla.

Jeff Eptein, profesor del Departamento de Sicología de la Universidad de Duke, dice que en la última década ha habido un aumento constante en los diagnósticos de Déficit de Atención e Hiperactividad.

Ritalina y Déficit de Atención.

 

La Ritalina es la droga más usada aunque haya muchos otros estimulantes. La Ritalina acelera la habilidad de pensar y concentrarse, similar a cómo lo hace la cocaína.

No cura el problema y puede que cause algunas alteraciones cerebrales que podrían ser permanentes, aunque ciertos estudios dicen que no tiene efectos secundarios.

Omega 3 y Déficit de Atención e Hiperactividad.

 

hiperactividad omega 3 Durante muchos años se ha establecido una relación cercana entre Omega 3 y Déficit de Atención. Los aceites Omega 3 son uno de los componentes principales de la materia del cerebro. Cerca del 60% del cerebro en peso es grasa.

La grasa es tan importante para el cerebro como el calcio para los huesos: es su materia prima. Si Ud. tiene grasa de baja calidad en su cerebro las conexiones entre neuronas no serán óptimas.

Por eso es tan importante que las futuras madres y las que están alimentando tengan una dieta alta en aceites omega 3, y baja en omega 6 y grasas Trans. Por favor, vea mis páginas Qué es Omega 3 y Embarazo y Aceite de Pescado.

Hasta el 40% de la grasa de su cerebro es DHA, uno de los componentes principales del Omega 3. Por esta razón es relevante tener una dieta alta en Omega 3. Ahora se puede comprender mejor la relación Omega 3 y Déficit de Atención.

Estudio tras estudio ha comprobado que el Omega 3 y Déficit de Atención están íntimamente relacionados. Seguro que el omega 3 no cura el Déficit de Atención pero optimiza al máximo las cualidades mentales que tenga una persona. Esto es lo importante.

Estudios Que Relacionan Omega 3 y Déficit de Atención e Hiperactividad.

 

hiperactividad Aquí están algunos de los estudios más importantes que conectan Omega 3 y Déficit de Atención e Hiperactividad:

  • Metabolismo de los ácidos grasos esenciales(Omega 3) y Déficit de atención e hiperactividad. Investigadores de la Universidad de Purdue reportan que los niños que tienen hiperactividad tienen niveles más bajos de ácidos grasos esenciales que los niños normales. Su experimento cubría a 53 niños entre 6 a 12 años que sufrían del desorden y 43 niños de control.

    Los análisis mostraron que los niños con el desorden tenían niveles significativamente más bajos de ácidos araquidónico, EPA y DHA en su sangre. Los niños hiperactivos sufrían de más síntomas asociados con bajos niveles o deficiencia de ácidos grasos(sed, orina frecuente, piel y pelo secos) y tenían más posibilidad de sufrir asma e infecciones del oído.

    Los investigadores concluyeron que la hiperactividad estaba ligada a un bajo consumo de ácidos grasos omega 3. Unieron Omega 3 y Déficit de atención. Concluyeron que la suplementación con estos ácidos grasos omega 3 podría ser un tratamiento para la hiperactividad y el déficit de atención.

  • Características clínicas y niveles en la sangre de ácidos grasos esenciales en niños hiperactivos. Investigadores en la Escuela de Medicina de la Universidad de Auckland produjeron un reporte que da luz sobre la pregunta “¿Por qué son diferentes los niños hiperactivos de los niños normales?”.

    El estudio comprendió 48 hiperactivos y 49 niños de control. Los hiperactivos se seleccionaron de información de los profesores y parientes y todos fueron evaluados usando 4 escalas de comportamiento. Los investigadores encontraron diferencias significativas entre los hiperactivos y los normales:

    • Los niños hiperactivos tenían menor peso al nacer y aprendieron a caminar después de los normales.
    • Los hiperactivos eran más propensos a tener tos frecuente y resfriados(44% vs 8% en los normales).
    • El 52% de los hiperactivos tenían un grado anormal de sed comparado con el 6% en el grupo de control.
    • Los hiperactivos tenían más posibilidad de tener más dificultades de lenguaje(32% vs 6%) y del aprendizaje(67% vs 6%).

     

    Los análisis de sangre mostraron que los hiperactivos tenían niveles más bajos de DHA y ácido araquidónico. Otra investigación mostró que los hiperactivos tienden a tener niveles bajos de cinc.

    Los investigadores señalaron que los machos necesitan 3 veces más ácidos grasos esenciales que las hembras para alcanzar niveles normales de desarrollo neonatal e infantil; Esto tiene consistencia con el hallazgo de que la hiperactividad es más común entre niños que entre niñas. Otra vez, conectaron omega 3 y déficit de atención.

  • Adaptación Oscura, habilidades motoras, DHA y Dislexia. American Journal of Clinical Nutrition. aceite omega 3 y déficit de atención La Dra. Jackeline Stordy de la Universidad de Surrey cree que la dislexia, la dispraxia y el déficit de atención e hiperactividad tienen un denominador común: una deficiencia en ácidos grasos de cadena larga.Ella señala un estudio que encontró Adaptación Oscura mejorada(un problema entre disléxicos) después de suplementar con 480 mg/ día de DHA( parte principal del aceite de pescado) por un mes.

    Otro estudio que comprendía 15 dispráxicos encontró que el suplemento con una mezcla de aceite de atún, aceite de tomillo y vitamina E por 4 meses, mejoró sus habilidades motoras.

    La mezcla suministraba 480 mg de DHA, 35 mg de ácido araquidónico, 96 mg de ácido alfa linolénico, 80 mg de vitamina E y 24 mg de tomillo diario. La Dra Stordy concluye que la suplementación con ácidos grasos de cadena larga poli insaturados puede beneficiar a los niños con dislexia, dispraxia y déficit de atención e hiperactividad, y anota que nuevos estudios están en camino. Una vez más, se relacionaron omega 3 y déficit de atención e hiperactividad.

  • El Gobierno Británico Dará Cápsulas de Aceite de Pescado en las Escuelas. El plan es la continuación de la preocupación de que los niños no están obteniendo suficiente Omega 3 en su dieta debido al consumo de comidas rápidas.

    El gobierno busca asegurarse de que los niños obtienen comida saludable y los nutrientes que requieren para el día de colegio, no solo para ayudarles en su salud física sino para que estudien duro y se comporten bien.

    Los ácidos grasos omega 3 juegan un papel clave en el desarrollo de las neuronas. La fuente más rica de aceite de pescado son sardinas, salmón y caballa o jurel.

    Casi la mitad de la grasa de que está hecho el cerebro viene de un omega 3. Algunos científicos creen que los beneficios para la salud son tan grandes que se debería incluir en las fórmulas para bebes.

    Algunas escuelas han ensayado los suplementos con resultados impresionantes.

    En un programa piloto que comprendía niños de 8 y 9 años que recibían una dosis diaria en una escuela primaria en Bradford, el 81% de los pupilos mostró mejoría en lectura, 67% en escritura y 74 % en matemáticas.

    Sus profesores indicaron mayor concentración en clases.

    Otro estudio reciente sugería que con los suplementos también mejoraron la respuesta en exámenes.

Bibliografia

http://www.omega-3-fish-oil-wonders.co consultada el 1 de abril de 2010

http://www.psiquiatria.com/articulos/hiperactividad/45556/

Resumen

  [texto completo]

Introducción. El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es una entidad cuya identidad actualmente se sustenta, casi exclusivamente, en la concomitancia de un conjunto de síntomas que tienden a coincidir con una cierta homogeneidad en un elevado número de pacientes. Sin embargo, para avanzar en la consolidación de un modelo de TDAH, basado en el soporte genético, neurofuncional y cognitivo, se requiere una comprensión de los síntomas como resultado de un o unos déficit nucleares.

Desarrollo. El presente trabajo revisa las propuestas más relevantes y recientes orientadas a la comprensión cognitiva del TDAH. Si bien actualmente está muy generalizada la aceptación de la implicación de las funciones ejecutivas, no existe unanimidad respecto a la exclusividad de éstas como factor único, ni en la posible interacción de las funciones ejecutivas con otros déficit cognitivos. Se describen las propuestas de déficit único: déficit en el control inhibitorio, regulación del estado y aversión a la demora; y los modelos de déficit múltiple: modelo cognitivo energético, modelo de Sonuga-Barke y modelos basados en la comorbilidad con la dislexia y con el autismo.

Conclusiones. Los avances en la genética y en el funcionamiento neurológico están aportando datos muy valiosos que, sin duda, contribuirán a configurar el o los modelos cognitivos que subyacen en el TDAH. Por último, se apunta hacia una mayor comprensión del efecto de los fármacos. Más allá de la mejora sintomática, los fármacos inciden sobre los mecanismos cognitivos. De acuerdo con esta premisa, se está estudiando, con resultados muy prometedores, la indicación del metilfenidato en la dislexia y autismo comórbidos con TDAH.

 
 

 Lo más frecuentemente el tratamiento farmacológico usado para el déficit de atención/el desorden de la hiperactividad (ADHD) durante últimas las décadas ha sido el metilfenidato. Aunque el metilfenidato siga siendo una de las primeras opciones en el tratamiento de ADHD, las nuevas alternativas han aparecido con la intención de la mejorar en algunas de sus desventajas. Desarrollo. El trabajo que es realizado en el desarrollo de las drogas que pueden ser una alternativa al metilfenidato se centra en dos líneas principales. Por una parte, se han desarrollado las preparaciones que permiten el lanzamiento continuo del metilfenidato cerca los medios de las SODAS y las técnicas y éstas de OROS han permitido que obtengamos las preparaciones del metilfenidato que solamente requiera una sola dosis diaria. Como alternativa a los estimulantes, se han estudiado otras drogas que actúan por medio de diferentes mecanismos y que han demostrado ser absolutamente eficaces en ADHD. Otra llegada reciente ha sido atomoxetina, una nueva droga con una acción noradrenérgica que fue diseñada específicamente para el tratamiento de ADHD. En este papel, describimos las bases neurofarmacológicas de estas drogas, y los mecanismos de la acción y de las indicaciones posibles de cada uno de ellas también se discuten. [REVOLUCIÓN NEUROL 2004; 38 (Supl 1): S117-23]  

Consulta el articulo completo en

 

   
  
  

 

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es definido como un trastorno conductual que surge en la infancia teniendo como característica un patrón persistente de desatención y/o hiperactividad e impulsividad.  De acuerdo al predominio de síntomas que estén presentes, el TDAH se clasifica en tres subtipos:

  1. Con predominio de déficit de atención.
  2. Con predominio hiperactivo/impulsivo.
  3. Subtipo combinado

En términos epidemiológicos, a nivel internacional, las tasas de prevalencia del TDAH son discrepantes.  En Estados Unidos se estiman prevalencias que van desde un 3 a un 5%, a diferencia de Europa, donde se obtienen prevalencias de 1.5%.

El trastorno de hiperactividad y déficit de atención a menudo es genético y cualquiera que sea su causa específica, parece iniciarse muy temprano en la vida a medida que el cerebro se está desarrollando.

Otros problemas, tales como depresión, privación del sueño, dificultades de aprendizaje, trastornos de tics y problemas de comportamiento, se pueden confundir con o aparecer junto con el trastorno de hiperactividad y déficit de atención. Cada niño sospechoso de padecer este trastorno merece una evaluación cuidadosa para clasificar exactamente lo que está contribuyendo a sus comportamientos preocupantes.

Tratamiento

La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics ) tiene pautas para tratar el trastorno de hiperactividad y déficit de atención (ADHD):

  • Establecer metas específicas y apropiadas para guiar la terapia.
  • Iniciar la terapia farmacológica y la psicoterapia conductista.
  • Cuando el tratamiento no haya satisfecho las metas propuestas, evaluar el diagnóstico original, la posible presencia de otras afecciones y qué tan bien se ha implementado el plan de tratamiento.
  • Es importante hacer un seguimiento sistemático para reevaluar en forma regular las metas propuestas, los resultados y cualquier efecto adverso de los medicamentos. Esta información se debe reunir de padres, profesores y el niño.

El trastorno de hiperactividad y déficit de atención puede ser un problema frustrante. Algunos remedios alternativos se han vuelto populares, incluyendo hierbas, suplementos y manipulación quiropráctica. Sin embargo, existe poca o ninguna evidencia sólida para muchos remedios comercializados para los padres.

Los niños que reciben tanto psicoterapia conductista como medicamentos a menudo son los que responden mejor, pero los medicamentos no se deben utilizar simplemente para hacer la vida más fácil para los padres o el personal de la escuela. Ahora existen varias clases diferentes de medicamentos para el trastorno de hiperactividad y déficit de atención que se pueden usar solos o combinados. Los psicoestimulantes son los principales fármacos utilizados para tratar el trastorno de hiperactividad y déficit de atención. Aunque estos fármacos estimulan el sistema nervioso central, tienen un efecto tranquilizante en las personas con este trastorno.

Estos fármacos abarcan:

  • Metilfenidato (Ritalina, Concerta, Metadate, Daytrana)
  • Dexmetilfenidato (Focalin)
  • Anfetamina-dexanfetamina (Adderall)
  • Dexanfetamina (Dexedrine, Dextrostat)
  • Lisdexanfetamina (Vyvanse)

La FDA ha aprobado el fármaco no estimulante atomoxetina (Strattera) para el uso en el trastorno de hiperactividad y déficit de atención y su efectividad parece ser similar a la de los estimulantes. Strattera no es adictivo.

Algunos de los medicamentos para el trastorno de hiperactividad y déficit de atención han sido vinculados a muerte súbita en niños con problemas cardíacos. Hable con el médico acerca de cuál es el mejor medicamento para su hijo.

Las siguientes recomendaciones también pueden ayudar:

  • Limitar las distracciones en el ambiente del niño
  • Brindar instrucción personalizada con el profesor
  • Verificar que el niño duerma bien
  • Verificar que el niño consuma una dieta saludable y variada, con mucha fibra y nutrientes básicos

Referencia: Paul Ballas, DO, Department of Psychiatry, Thomas Jefferson University Hospital, Philadelphia, PA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.  Actualizado el 01/20/2009.  Disponible en:http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001551.htm

En 2007 se publicaron los algoritmos o conjuntos de operaciones necesarios para el tratamiento farmacológico para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en escolares dentro del Primer Consenso Latinoamericano de TDAH.   En esa revisión, el metilfenidato y la atomoxetina se ubicaron como medicamentos de primera línea para este grupo de edad. Después del segundo Consenso Latinoamericano de TDAH, celebrado en el 2008, en Mendoza, Argentina, quedó clara la necesidad de incorporar a los algoritmos latinoamericanos la perspectiva del tratamiento psicosocial como complemento del algoritmo farmacológico, lo que ya sucede en otros países y regiones.

El objetivo de las intervenciones farmacológicas es proporcionar al paciente medicamentos para el manejo de las manifestaciones del TDAH. Aunque las intervenciones farmacológicas son la piedra angular del tratamiento en el TDAH, se debe tener en mente la racionalidad de las mismas bajo el principio del máximo beneficio y mínimo de efectos colaterales.  Las intervenciones farmacológicas se pueden dividir en dos grandes áreas:

1. Medicamentos estimulantes (metilfenidato y anfetaminas).

2. Medicamentos no estimulantes (inhibidores de la recaptura de noradrenalina, antidepresivos tricíclicos (ADT), agonistas alfa adrenérgicos y otros).

El abordaje terapéutico del TDAH debe ser multimodal e interdisciplinario, pese a la eficacia mostrada por los estimulantes y los no estimulantes para reducir los principales síntomas del TDAH (inatención, hiperactividad e impulsividad). Estos fármacos no disminuyen algunos otros aspectos de disfunción asociados con este padecimiento, como las habilidades sociales deficientes, la baja motivación en la escuela, el desempeño académico deficiente y el desgaste emocional en los cuidadores primarios.

Información del Artículo científico consultado:

De la Peña, F. et al. 2009. “Algoritmo de Tratamiento Multimodal para Escolares Latinoamericanos con Trastorno de Déficit por de Atención con Hiperactividad (TDAH).” Revista Salud Mental. Volumen 32, Supl.  1. Páginas S-17 a S-29.

http://www.inprf-cd.org.mx/pdf/sm32s01/sm32s117.pdf

Entrevista con la doctora Myriam Velarde, Directora del Instituto Médico de Lenguaje y Aprendizaje.(Perú)